jueves, 27 de diciembre de 2012

UN NUEVO VILLANCICO

Intento mantener bien alto el espíritu navideño, aunque me cuesta trabajo. Por eso, para animarme y, de paso, para animaros a todos vosotros, he decidido hacer esta entrada con otro de mis villancicos favoritos, "Los campanilleros". Espero que os guste. ¡Sigamos disfrutando de la Navidad!

martes, 25 de diciembre de 2012

sábado, 22 de diciembre de 2012

SABÍAS QUÉ...

Aprovecho que es hoy el día en el que se sortea el Gordo de Navidad (¡mucha a suerte a todos los que deseamos que nos toque, aunque sea la pedrea!) para hacer este especial de "Sabías qué..."
Porque tiene mucho que ver con este sorteo que todos los años trae ilusión, alegría para los afortunados y tristeza para los que no tienen tanta suerte.
El primer sorteo de Navidad se celebró cuando España todavía estaba en plena guerra contra los franceses. Se celebró en Cádiz un 18 de diciembre del año 1812, casi diez meses después de proclamarse la Constitución. El billete de la época costaba 40 reales y se sortearon 8.000 pesos fuertes. El número premiado fue el 03604.
Sin embargo, no fue conocido como sorteo de Navidad hasta el año 1892, que se celebró un 23 de diciembre. En 1897, los billetes cambiaron su leyenda de "Prósperos de Premos" por "Sorteo de Navidad".
  Foto del año 1929 de la Administración de Doña Manolita. Es una de las administraciones más importantes de todo el país y la que más participaciones de lotería de Navidad vende al año.

domingo, 2 de diciembre de 2012

SABÍAS QUE...

En la alta sociedad, no eran las damas las que daban de mamar a sus hijos. Contrataban a una ama de cría para que les diera de mamar. Por lo general, eran mujeres que debían de ser jóvenes, gozar de buena salud y haber sido madres recientemente.
 En esta fotografía, de finales del siglo XIX, aparece un niño de buena familia acompañado por su nodriza.

viernes, 30 de noviembre de 2012

SABÍAS QUÉ...

  Fotografía de un Guardia Civil. Se tomó en Reinosa en el año 1855.
Sólo por curiosidad, la primera fotografía data del año 1827. En 1855 sí se podían tomar fotografías. Esto lo digo como curiosidad. Más adelante, hablaré de las fotografías.

sábado, 24 de noviembre de 2012

SOBREDOSIS DE AZÚCAR

He preferido colgar este comentario en este blog que tengo olvidado.
Hablo de la desilusión que me he llevado con una novela. La ha escrito una amiga mía de mi ciudad. Me ha pedido que la leyera y que le diera su opinión. Y yo he accedido.
Bueno, al principio, debo de decir que tenía la sensación de estar viendo una telenovela. La protagonista ha terminado por caerme mal porque me parecía una imbécil. Aguanta carros y carretas y se sacrifica abnegadamente por una hermana que se merece que le partan la cara. Aparece un niñito monísimo cuya función es ser adorable (y me ha parecido repelente) y la típica amiga estrafalaria que aparece en todas las telenovelas.
He estado leyendo una novela durante días. He llorado. He sufrido con ella. Pero el final me ha trastocado por completo. ¡Agh! Ha sido...¿Cómo decirlo? Demasiado almibarado...Demasiado bonito...Demasiado irreal...
Todo termina tan bien, tan bonito, tan perfecto. No me lo creía. ¡Es que después de todo, no me lo podía creer!
Igual que en las telenovelas. ¿Alguien se puede creer que después de trescientos capítulos odiándose por tonterías o porque los malos meten cizaña se reconcilien y lo olviden todo en diez minutos? Pues aquí pasaba exactamente lo mismo.
Después de haberla leído de cabo a rabo, había cosas que escapaban a mi entendimiento. ¿La prota perdona rápidamente a su hermana todas las putadas que le hace, con perdón, y no pasa nada? Resulta ser una auténtica Mary Sue. Su padre le pega. La hermana le hace la vida imposible. La madre está muerta. Nadie de su familia la quiere. ¡Pobrecita! Y es muy guapa, por supuesto. Los hombres la adoran. La echan de casa y ella sufre mucho. ¡Pobrecita! La venganza del héroe resulta quedar en un ¡buah! No consigue su objetivo, que es humillar a la familia de ella. Es más, casi le agradecen que les arruine. ¿Cómor? Hay cosas que se mencionan de pasada. Y falta la reconciliación entre la protagonista y su familia. Se llevaban a matar y en dos líneas, después de haber estado a punto de morir y después de todo lo que le han hecho, son todos felices y se quieren. ¿Se lo cree alguien? ¿Qué me he perdido?
Perdonad. Hoy me ha salido la vena cínica y no he sabido valorar la historia en su contexto. 
No he sabido apreciar que el bien siempre acaba triunfando sobre el mal. Pero me gusta ser realista. La vida real es un asco.
La gente no es tan buena. La gente no perdona tan rápidamente a quien te ha hecho tanto daño. La gente no olvida con tanta facilidad a un gran amor. La gente se rebela cuando se ve acorralado. La gente no puede ser tan estúpida. Somos personas. Tenemos muchos defectos. Somos seres muy complejos. Somos imperfectos. Nuestras historias casi nunca tienen finales felices, excepto en contadas situaciones. El situarte al borde de la muerte no va a cambiar nada. Ni tus padres te van a querer ni tu hermana va a jurar que dejará de hacerte la puñeta ni el gran amor de tu vida te dirá cuánto te quiere.
La vida real provoca arcadas.
Esta noche, no he pegado ojo. Me he desvelado y no podía conciliar el sueño. Por eso, me he despertado con el pie izquierdo y he hecho esta entrada.
Cuando no duermo, soy más negativa. Más pesimista...Y confieso que soy muy pesimista. Pero, cuando estoy toda una noche sin poder conciliar el sueño, dando vueltas y más vueltas en la cama, me vuelvo aún más pesimista. En lugar de ver la vida de color de rosa, la veo de color negro.
Mañana, lo prometo, estaré de mejor humor. Si consigo conciliar el sueño esta noche.
¡Hasta mañana!
 "Los Osos Amorosos". Cuando era pequeña, me encantaba esta serie. Ahora, huyo de ella. Pero esta imagen bien podría encajar en la novela que he leído.
Lo peor es que no sé cómo decirle a mi amiga que no me ha gustado nada.

viernes, 14 de septiembre de 2012

UN SUCESO TRÁGICO

A partir del lunes, podréis leer una de mis historias. Es un poco más breve que lo habitual en mí. Aún así, espero que os guste. Leedla y comentad. Vuestros comentarios me animan a que siga escribiendo.
Se trata de "Un suceso trágico". Es un relato cargado de romanticismo que transcurre en el siglo XIX, en concreto, en el año 1826. Transcurre en un pequeño pueblo de Guadalajara, El Atance, pueblo que, en la actualidad, ya no existe, por desgracia.
El argumento es el que sigue:

Los hermanos Calixta, Lucía y Edmundo son tres jóvenes que viven en El Atance. Desde la muerte de sus padres, sólo se tienen los unos a los otros. Están en la ruina y dependen de la caridad de los Galíndez, íntimos amigos de sus progenitores, para seguir adelante. Calixta es la mayor de los hermanos. Tiene veinticinco años y parece que todo el mundo disfruta atormentándola recordándole que sigue soltera y sin que el amor haga acto de presencia en su vida. Lucía, mientras, encuentra el amor encarnado en la figura de un apuesto y adinerado joven de la capital, Gregorio. Edmundo es un muchacho idealista y romántico.
Pero sus vidas dan un brusco cambio cuando Calixta, movida por la desesperación y la locura, se suicida. Lucía y Gregorio se ven obligados a separarse cuando él tiene que regresar a Madrid, pero el tiempo pasa y no Lucía no tiene noticias de su amado. Éste no está con ella cuando pasa por el doloroso trance de enterrar a su hermana. Mientras Lucía y Edmundo tratan de asumir lo que está pasando, Lucía cae enferma y trata de ocultar su enfermedad a su hermano para que no sufra. Edmundo es la única familia que le queda y Lucía no quiere perderla.
Pero Edmundo quiere vivir su propia vida. Está locamente enamorado de Herminia, la mejor amiga de Lucía, sentimiento que es correspondido. Aún a costa de enfrentarse a su hermana, Edmundo decide luchar por su felicidad. Lucía agoniza mientras siente que ha perdido a su hermano y al amor de su vida.

Por desgracia, no tengo una portada para esta historia.
La escribí hace algún tiempo. La tenía olvidada. Ni siquiera la he mencionado antes porque ni me acordaba de ella. Hace algunos días, la rescaté del olvido por obra y gracia de la limpieza. La he estado corrigiendo y he decidido que ha llegado la hora de que vea la luz.
¡Ojalá os guste!

jueves, 13 de septiembre de 2012

¡BIENVENIDOS!

¡Hola a todos!
Os doy la bienvenida a mi blog. Se llama "Mi otro blog". Sí, lo sé. El nombre es cualquier cosa menos original.
Voy a hablaros con la mano en el corazón.
Para ser sinceros, creé este blog mucho antes de crear "Un blog de época". De hecho, en un principio, este blog se iba a llamar "Un blog de época". Lo que pasó fue que no sabía qué escribir.
En realidad, creé este blog porque todo el mundo tenía uno. Estaba y está de moda. Pero, una vez que lo hube creado, no me preocupé por él. Es más, lo olvidé. Y uno no puede olvidarse de su blog.
Luego, creé el que hoy es "Un blog de época", pero tenía éste que se llamaba igual, así que le cambié el nombre. Y el que le puse no es muy bueno que digamos.
Subí cuatro fragmentos de esta historia a este blog. Forman parte de la saga "Pleamar", en concreto, es una historia secundaria. Es la historia de Aurora Colina y Yáñez, la hermana menor del conde de Mora. Hace falta pulirla un poco más, lo sé.
Mi sorpresa ha sido enorme al ver que era comentada esta historia. ¡Y que tengo cuatro seguidores!
Por eso, después de mucho pensar, he decidido que este blog necesita cobrar vida. Eso no significa que vaya a descuidar los otros. ¡Ni mucho menos! Intentaré hacerlo en un orden para no tener que volverme loca. Sé de gente que administra dos blogs y creo que, si lo hago siguiendo un orden, puede funcionar.
Cuando remodelé "Un blog de época", decidí hacer lo mismo con este blog. Le he cambiado el fondo y le he añadido fotos.
Lo hice pensando en que tendría que darle un uso. No puedo tenerlo olvidado. No sería justo.
Sé más o menos lo que quiero subir a este blog. Aquí vendrán las historias que no suba a mi blog "Un blog de época". Este blog estará únicamente destinado a subir relatos. Mientras que "Un blog de época" no sólo tendrá historias. También habrá reflexiones. Miraremos hacia el pasado a través de personajes históricos y sucesos que forman parte de la Historia. Y espero hacer más reseñas literarias.
Y sigo trabajando en mi blog "Entre el cielo y la tierra", más centrado ahora en la Historia de La Unión.
Creo que estar ocupada en los blogs me sirve para no perder del todo la cabeza. Me distrae. Me gusta escribir y pensar, durante unos instantes, que estoy en otro lugar y en otro tiempo.
Os espero en este blog "Mi otro blog". Leed y comentad todo lo que queráis.

miércoles, 15 de febrero de 2012

viernes, 10 de febrero de 2012