jueves, 18 de junio de 2015

¿LA SOCIEDAD CAMBIA?

Hola a todos.
Me gustaría hacer esta entrada aquí, en este blog. Es evidente que la sociedad ha cambiado. ¿Hasta qué punto ha cambiado?
¿Seguimos siendo tan intolerantes como lo éramos siglos atrás? Es evidente que debemos de ser algo más tolerantes que en la Edad Media. Por lo menos, ya no vamos deteniendo a gente acusándola de brujería.
Sin embargo, de algún modo, seguimos mirando con recelo al que es diferente de nosotros. No son todas las personas. Pero sí son varias personas las que miran de forma rara y recelosa a todo aquel que no se le asemeja. Parece que nos causa pavor sin motivo alguno. Da igual que venga de otro país. Da igual que esté postrado en una silla de ruedas. No sabemos el porqué sentimos un recelo que no deberíamos de sentir al estar en presencia de otra persona.
Se trata de disimular ese recelo estúpido. En otras ocasiones, no se disimula. Se actúa de un modo abominable.
La mujer puede trabajar. Ya no tiene que quedarse en casa con la pata quebrada, como se solía decir. Sin embargo, su sueldo es inferior al sueldo de los hombres. No es aceptada en muchos trabajos.
Ya se ha hablado en varias ocasiones de acoso sexual a mujeres en el Ejército. Se piensa en algunos casos que la mujer debe de ser el descanso del guerrero. Alguien que debe de quedarse en casa cuidando de los niños. ¡Pero no es así! Valemos mucho las mujeres. Valemos como los hombres. Lo mismo...¿No pueden ser tratadas como compañeras en el Ejército?
Y no estoy hablando sólo del Ejército. Estoy hablando de otros trabajos.
Una mujer que trabaja en una empresa no las tiene todas consigo. Se la puede despedir por quedarse embarazada. No logra el reconocimiento que se merece.
Sí, la sociedad ha cambiado. La mujer se ha incorporado al mercado laboral. Pero la gente todavía piensa que debería de quedarse en casa cuidando de los niños. Y son personas jóvenes las que lo piensan.
Los homosexuales pueden casarse. Pueden tener hijos.
Pero todavía se sigue despreciando a las personas por su orientación sexual. Decimos que somos tolerantes.
Pero se siguen apaleando a homosexuales. Decimos que somos tolerantes, pero nos cuesta trabajo asimilar que nuestro hijo o nuestra hija sea homosexual. En muchos casos, se encuentran con un apoyo a medias. Te apoyan de boquilla, pero, en su fuero interno, te rechazan. En otros casos, te rechazan directamente.
Sé que no es así en todos los casos. Sé que hay familias que apoyan a sus hijos incondicionalmente.
Que les cuesta trabajo asumirlo. Pero hay otras familias que no lo asumen. Y reniegan de su propia sangre.
El tema del sexo es idéntico.
Antes, un hombre podía acostarse con miles de mujeres y no pasaba nada. Si a una joven se la veía conversando sin hacer nada con un hombre, se le hacía la cruz y se la condenaba al ostracismo.
Debía de llegar virgen al matrimonio. Parece que la sociedad ha evolucionado en ese tema. ¿De verdad pensamos que una mujer puede disfrutar del sexo con la misma libertad que un hombre? No pasa nada con un hombre que se ha acostado con muchas mujeres.
Es más, se dice que ha obrado como un machote. Pero...¿Qué ocurre con la mujer?
Se dice que es una zorra. Por no poner una palabra más fuerte.
¿Se sigue permitiendo que una mujer disfrute del sexo con la misma libertad con la que está bien visto que lo haga un hombre? La respuesta está clara. Se la censura.
Entonces, ¿ha cambiado la sociedad? Hasta cierto punto, quiero pensar que ha cambiado su mentalidad.
Por lo menos, hay bastante más tolerancia que en tiempos pasados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada