martes, 30 de junio de 2015

LUGARES QUE VALE LA PENA CONOCER

Hola a todos.
No voy a negar mi gusto por las historias que transcurren en islas pequeñas y en pueblos y aldeas que hoy están deshabitados. Es algo que siempre me ha llamado la atención.
En la E.S.O leímos Robinson Crusoe. 
Me llamó muchísimo la historia de un naufrago que sobrevive durante años en una isla desierta. Su relación con el joven Viernes...Dos personas que conviven solas en un entorno que está tan aislado del mundo que podría decirse que está en otra dimensión.
Reconozco que adoro la película El Lago Azul. Soy de las que disfrutó viendo la historia de amor inocente y, al mismo tiempo, apasionado entre Emeline y Richard. En otras circunstancias, no habría ocurrido nada entre ellos.
Empezando por la época en la que transcurre la historia. Hablamos de finales del siglo XIX y principios del siglo XX. También hemos de pensar en la relación familiar que les une. Son primos. De no haber terminado en esa isla desierta. ¿Qué habría ocurrido entre ellos?
Pero ellos se quedan solos cuando muere el adulto que les acompaña. Son niños.
Esa isla se convierte en un lugar donde sólo habitan ellos. Donde se sienten capaces de ser ellos mismos. Es un lugar aislado del mundo en el que nacieron.
Como estar en otra dimensión. O eso es lo que ellos piensan. Volvería a ver esa película del mismo modo que volvería a ver La Edad de la Inocencia. 
En esta última, los protagonistas no pueden ser ellos mismos. Viven en un entorno regido por las apariencias. Puede ser que los sitios pequeños sean más asfixiantes que los sitios grandes. Sobre todo, en los pueblos.
En un pueblo, todo el mundo se conoce. Se sabe a primera vista cuándo viene alguien de fuera.
Es lo contrario que ocurre en las ciudades. Uno se siente perdido en una gran ciudad cuando llega. No conoce a nadie.
Se tiene la visión romántica de que la gente de los pueblos es más hospitalaria que la gente de ciudad. Si una persona da buena espina, los vecinos se vuelcan para hacer que se sienta como en su casa.
En cambio, la ciudad da la sensación de que es mucho más fría. También está la fantasía de vivir en una isla. Existen islas que son propiedades privadas. Los ricos las compran con la idea de irse allí.
También está el caso de islas artificiales. Sí, como lo oís. Se han dado ya unos pocos casos. Y también con ricos...
Crean una isla artificial con la apariencia de ser una isla real. Se tiene la visión romántica de querer vivir aislado del mundo. En un lugar donde se pueda ser uno mismo. Como les ocurre a Richard y a Emeline. De no haber ocurrido lo que ocurrió (el naufragio) sus vidas habrían seguido unos cauces distintos.
Habrían mantenido una relación especial de primos, pero sin llegar a nada. Se habrían querido como hermanos.
Ella se habría casado con un buen partido y, antes o después, él se habría casado con alguna señorita adinerada. Pero el barco en el que viajan con el padre de Richard naufraga. Y ellos acaban solos en una isla. No tienen a nadie que les diga que está mal que den rienda suelta a sus sentimientos. ¿Acaso está mal que dos personas se demuestren su amor? En el mundo en el que les toca vivir, sí. O el mundo en el que se supone que deben vivir. Pero eso no ocurre en el mundo en el que ellos acaban viviendo. Donde las estrictas normas sociales no les alcanzan.
Me encanta escribir historias que transcurren en islas pequeñas. Lo malo es que para obtener información hay que usar el traductor de Google.
No viene información en español. Y la información que encuentro viene en inglés.
Estoy descubriendo lugares bonitos. Lugares pequeños...Pero con encanto...Donde uno quiere quedarse. Perderse.
El río Támesis está repleto de islas. Las estoy descubriendo una por una. ¡Y me encanta! Me estoy divirtiendo mucho. No son islas exóticas. Pero uno podría tener la sensación de estar viviendo en un lugar ajeno al mundo en el que vive. A pesar de que en esas islas sí les alcanzan los convencionalismos sociales. O, quizás, no les alcancen tales convencionalismos. Pueden ser ellos mismos. Pueden vivir. Pueden amar con total libertad.
Y eso es muy bonito.

 Una isla artificial.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada