sábado, 2 de mayo de 2015

DARTMOOR HALL

Hola a todos.
Y aquí está una de mis grandes historias pendientes: Dartmoor Hall. 
Empecé a subirla hace muchísimo tiempo. Sin embargo, la inspiración se me fue y ha sido ahora cuando quiero retomarla.
Iré subiendo fragmentos poco a poco.
De momento, aquí os dejo con uno.

                            Muy a su pesar, Mary, la madre de Melanie, creía que Andrew, su marido y padre de su hija, no tardaría mucho en ir a buscarla.
                            Eso nunca pasó.
                            Vivían separados.
                           Querían pensar que Andrew era un buen hombre.
                           Pero él nunca le había regalado un ramo de flores. Nunca se había puesto de rodillas para declararle su amor. A decir verdad, nunca le había dicho que la quería. Se había limitado a tomarla como a una ramera. Recordaba el daño que le hizo en todos los aspectos en su noche de bodas.
                           Y es que Andrew creía que Mary, su amantísima y decente esposa, era una ramera.
                           Mary agradecía a su prima Margaret la ayuda que le había brindado.
                           Nunca aprobó la boda de Mary con Andrew. Al principio, Mary se indignó con ella. La acusó de tenerle envidia.
                           Pero Margaret vio cómo era Andrew realmente. Intentó hacer entrar en razón a Mary. Pero ella no le hizo caso. Al final, Andrew resultó ser algo peor. Fue un mal padre para Melanie. Le destrozó la vida a Mary. Nunca quiso a nadie.
                         Melanie, por suerte, no se acordaba de él. Era muy pequeña cuando se fue con su madre a aquella isla. No recordaba nada de su ciudad de origen. Londres...Había oído hablar vagamente de ella.
                         Mejor así...
                         Andrew debía de estar muerto, pensó Margaret. Era bastante mayor que Mary. De modo que, si no lo había matado la mala vida que llevaba, habría muerto de viejo.
                          Mientras, Melanie había crecido. Se había convertido en una bonita muchacha. Pronto, se celebraría su puesta de largo.
                         Tanto Mary como Margaret habían hablado de aquel tema en numerosas ocasiones. Melanie era una joven demasiado bella. No se parecía en nada a Mary. No se parecía en nada a Andrew. Melanie era ella misma.



-Melanie está dormida-informó Mary a Margaret.
-¿Le has comentado lo que tienes preparado para ella?-inquirió Margaret-A decir verdad, la idea la ha tenido su amiga Alexandra. La que quiere ser monja.
-Tiene dos hermanos solteros. Aunque he oído algunos rumores.
-Ese libertino tenía que encontrar antes o después la horma de su zapato.
                         Mary y Margaret se encontraban en el jardín. Conversaron mientras contemplaban el cielo nocturno. Estaba plagado de estrellas.
-Eso es bueno-afirmó Margaret-Que cumpla con su deber.
-En realidad, está contento porque el bastardo que engendró es un niño-replicó Mary con amargura-Andrew se enfadó conmigo cuando supo que había dado a luz a una niña.
-¡No pienses en él! Piensa en el futuro de Melanie.
-No me olvido de ella, Meg.
-Todo irá bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada