sábado, 16 de agosto de 2014

EPÍLOGO DE "EL ÁNIMA"

Hola a todos.
El ánima es un relato que merece tener su propio epílogo.
Os dejo con el mismo.
Veremos cómo se desarrolló en el pasado la relación entre Ellen y Gilbert.
Escuchemos cómo Gilbert lo narra en primera persona.

                                     Nos conocimos en el año 1800.
                                     Te llamabas Ellen. Y tu segundo nombre era Cassandra.
                                     Yo no era nadie. Me había criado en la calle. Me abandonaron nada más nacer. Pero empecé a amarte en cuanto llegamos a la adolescencia. Me fijé en ti.
                                     Nunca pensé que te enamorarías de mí. Para mí, eras tan inalcanzable como la Luna. Como el Sol...
                                     Eras la hija menor de uno de los hombres más ricos de toda Escocia. Tenías dos hermanas que eran mayores que tú. Se habían casado. Tenían hijos. Habían hecho buenas bodas. Y se esperaba que tú hicieras lo mismo. Pero siempre fuiste rebelde. ¡No te rías de mí, Ellie! Es la verdad.
                                     Una tarde, te vi mientras dabas un paseo por la playa. Te gustaba salir sola a pasear por la playa.
                                      Me acerqué a ti en un rapto de valor, te cogí la mano y te la besé con devoción.
-Llevo mucho tiempo pensando en usted-te dije.
-Me he dado cuenta de que me miras mucho-afirmaste.
-La amo.
                                    Recuerdo que llevabas tu rubio cabello suelto. Tuve la sensación de estar ante un ángel. Me quedé sin aliento.
-La amo más que a mi propia vida-te confesé.
                                       Y fue en ese instante cuando te besé por primera vez en los labios. Nunca lo olvidaré.
                                       Hubo muchos más besos. Dices que te acuerdas de los besos que nos dimos, mi querida Ellen.
                                       Pero...Las demás imágenes pasan demasiado deprisa por tu cabeza. No logra relacionarlas.
                                      La desgracia vino cuando caíste gravemente enferma.
                                      Tu salud de hierro sufrió un duro golpe cuando enfermaste de neumonía. Empezó siendo un resfriado común.
                                      Un resfriado que nunca se te curó porque se te complicó. De ahí, pasó a ser una neumonía. Y, finalmente, acabó en una infección pulmonar. Yo quería estar a tu lado. Cogerte de la mano. Decirte lo mucho que te amaba. Sentía que mi vida sin ti no tenía sentido alguno.
                                      El esfuerzo que hizo el médico por salvarte la vida fue en vano. Falleciste un soleado mediodía. Y yo estaba lejos de ti. En la calle...No me dejaron entrar a decirte adiós. Y eso fue lo que pudo conmigo.
                                     Aquella misma tarde, empecé a caminar por la playa. Pero me metí en el agua.
                                     Me suicidé, Ellen. Me metí en el agua del mar hasta que me ahogué. No debí de haberlo hecho.
                                     No fui al Cielo. No fui al Infierno. Ni siquiera acabé en el Purgatorio.
                                     San Pedro, el Guardián del Cielo, me dijo que había cometido un terrible pecado al quitarme la vida. No había llegado mi hora. Sólo le corresponde a Dios decidir cuándo hemos de vivir, cuándo hemos de nacer y cuándo hemos de morir. Yo me sentí Dios. Por eso, me maté. Pero...Me maté porque no podía vivir sin ti.
                                     Me convertí en un ánima.
                                    Estaba condenado a vagar por esta isla. A la espera de algo...
                                    No sabía bien de qué se trataba. San Pedro es muy bondadoso. Me dijo que tu alma se había reencarnado.
                                     Me dijo que se había reencarnado en ti. Por eso, te busqué.
                                     Le di gracias a Dios por el milagro que había hecho.
                                     Te tengo a ti, mi adorada Ellen. Siento que he hecho un bien. Nunca más volveremos a estar separados. Teníamos que estar juntos. Y ya nos hemos encontrado. Dos cuerpos...Dos almas...Juntos para toda la Eternidad...
                                      Ya conoces toda la historia, amor mío. Ya conoces todo lo que he sufrido por tu ausencia. Y ya sabes lo dichoso que soy. Te tengo a mi lado.



                                   Y vivo feliz. Porque tú me has devuelto a la vida.
                                   Todo es distinto ahora. Todo es más hermoso.
                                   Porque tú estás de nuevo conmigo, Ellen.
                                   Porque puedo besarte siempre que pueda.

FIN

No sé si habrá un segundo epílogo. Lo pensaré. De momento, os dejo con este epílogo pequeño y conciso. 
Espero que os haya gustado esta historia de amor con cierto toque paranormal. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada