viernes, 24 de julio de 2015

¿POR QUÉ ELLOS SÍ Y NOSOTRAS NO?

Hola a todos.
Todos hemos leído novela romántica, da igual si es de época o si es actual.
Curiosamente, se repite el mismo patrón en todas ellas, salvo gloriosas excepciones.
La protagonista, o es virgen o ha tenido pocas experiencias sexuales. Y todas ellas han sido un verdadero desastre.
Entiendo que la protagonista sea virgen en una novela romántica histórica. Era lo que se esperaba de ella. Pero, ¿una protagonista virgen en el siglo XXI? ¿Se lo cree alguien?
En cambio, el hombre se ha acostado con todo bicho viviente. No es ninguna exageración. Da igual que sea novela romántica histórica. O que sea novela romántica actual. El protagonista se ha acostado con todas las mujeres habidas y por haber. Siempre me ha sorprendido que no le haya salido ningún hijo bastardo a ningún protagonista de novela romántica de época. A parte de la marcha atrás o de los célebres preservativos hechos con tripas de cordero, no existían más métodos anticonceptivos. No estaba la píldora. No existía el diafragma. O que no haya enfermado nunca de sífilis. O de gonorrea...
Lo curioso de todo es que vemos esta clase de patrones como algo normal. Incluso, a fecha de hoy, seguimos pensando como hace doscientos años. Si escuchamos hablar de las conquistas de un chico, pensamos que es todo un seductor.
Sin embargo, la cosa cambia cuando escuchamos hablar de las conquistas de una chica. Da igual que sólo haya salido con varios chicos y no haya llegado a nada con ellos.
Pensamos que una cualquiera. Por no decir una palabrota mayor.
Lo malo es que somos nosotras, las mujeres, quiénes pensamos también eso. ¿De verdad podemos tolerar que un tío se acueste con mil mujeres?
¿De verdad se nos hace cuesta arriba pensar que una mujer pueda disfrutar libremente de su sexualidad? De acuerdo, existen los códigos morales. Pero esos códigos morales deben de aplicarse también a los hombres.
¿Por qué tuvo tanto éxito la novela Forastera, de Diana Gabaldon? Era una historia de viajes en el tiempo.
Claire, la protagonista, era una joven que llevaba poco tiempo casada con Frank y disfrutaba de una vida sexual plena con él. Vivían en la década de 1940. Ya había terminado la Segunda Guerra Mundial. Claire viajaba en el tiempo hasta la Escocia del siglo XVIII, donde conocía al sueño de muchas románticas: Jamie Fraser.
Jamie no sólo era un joven muy atractivo y valiente. También era dulce y cariñoso. Era leal con sus amigos. Y era virgen.
Los roles se intercambiaban. Claire tenía experiencia. Jamie era apasionado. Pero...Carecía de esa experiencia sexual. Y Claire se ofrecía a ser su maestra.
Pero, antes de eso, se iban enamorando poco a poco. Es una novela, además de romántica y apasionada, muy dura. Sobre todo, por una espeluznante escena que tiene como protagonista al pobre Jamie y que no quiero spoilear. Era una novela distinta.
De ahí, el gran éxito que tuvo. Nadie se llevó las manos a la cabeza por el simple hecho de que Jamie, el hombre, era virgen y Claire, la mujer, tenía experiencia en las lides amatorias.
¿Por qué no hemos evolucionado nada desde la época en la que Forastera vio por primera vez la luz? Es un misterio sin resolver.

 Y aquí tenemos a Jamie Fraser y a Claire. Son los protagonistas de la saga de Forastera. En la imagen, una foto de los actores que encarnan a estos dos inolvidables personajes. Sí, señores. La novela ha sido adaptada para la televisión. Y convertida en una serie de gran éxito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada